Envíos Gratis a CABA en compras mayores a AR$4000

Mi Carrito

Subtotal
$0,00
Impuestos y envíos calculados en checkout
Reflexiones

4 claves para llevarte bien con tu pareja en cuarentena

“Para que una relación sea estable es necesario que los dos miembros de la pareja estén dispuestos a mostrarse mutuo apoyo en todas las situaciones de la vida diaria” dice John Gottman, el gurú experto en relaciones que en su laboratorio del amor de la Universidad de Washington estudió a más de 3000 parejas.

Todos sabemos que la pareja no es Hollywood como nos venden en las películas, que tenemos momentos buenos y malos. Y esto se acentúa más con la cuarentena, donde nos vemos con el otro muchas horas al día, algo a lo que no estábamos acostumbrados. Los problemas laborales, las exigencias económicas, la manera de encarar la educación de los hijos y el estrés que llevamos por los años de convivencia, nos explotan en discusiones cotidianas que nos cansan y nos ponen de mal humor o tristes.



Según John Gottman, hay 4 enemigos potenciales para una relación a los que él llama “Los 4 jinetes del apocalipsis”: la crítica (por ejemplo cuando decimos “Sos un egoísta, te la pasás el día entero hablando de vos”), el desprecio (¡Sos un inútil!), el estar en guardia (“No es culpa mía que siempre lleguemos tarde”), el silencio (cuando vemos que no podemos mejorar nada y entramos en una relación en off, dando la espalda o haciéndonos los que estamos ocupados).

Para Gottman hay 4 antídotos claves para enfrentar este “tsunami” cotidiano: respeto (implica mirar las características positivas del otro, demostrando cariño y valoración), quejarse sin culpar (hablando de lo que sentís sin acusar, usando mucho el “Yo siento”), asumir la responsabilidad (la idea es escuchar al otro y asumir parte de la responsabilidad. Es mejor decir “Debería haberme apurado un poco” en vez de “Por culpa tuya siempre llegamos tarde”) y calma (tomarse 20 minutos antes de encarar una charla, saliendo por ejemplo a caminar).

Para poder llegar a acuerdos en la pareja, más vale sacarnos de encima el ego y salir de la lucha de poder. 

Compartir