Detoxificación y Drenaje



La detoxificación consiste en una serie de reacciones químicas que tendrán lugar en nuestro organismo, mediante las cuales las toxinas serán transformadas en sustancias menos tóxicas e hidrosolubles, para poder de ese modo eliminarlas con mayor facilidad. Y el drenaje es el mecanismo mediante el cual nuestro cuerpo expulsa al exterior las toxinas ya neutralizadas o detoxificadas, de forma definitiva.

Los Órganos que Participan



Los órganos que participan en ella son "el hígado", principal responsable de la eliminación de toxinas ambientales (pesticidas, organofosfatos), aditivos alimenticios, fármacos, alcohol, cafeína, toxinas endógenas; "el riñón", que elimina las toxinas ya detoxificadas por el hígado, algunos medicamentos (hidrosolubles) y metales pesados como el plomo; "el pulmón", que elimina gases, fármacos volátiles como los anestésicos, alcohol; "la piel", que además de actuar de barrera frente a la entrada de toxinas cuenta con la capacidad de detoxificar sustancias químicas contenidas en cosméticos o pesticidas; "las mucosas" (ej.: digestiva), que constituyen una verdadera barrera bidireccional con capacidad para dejar entrar aquello que nos es necesario y eliminar lo que nos resulta tóxico, siendo capaz además mediante la secreción de cloruro, de formar un moco que permite excretar sustancias (alimenticias) que se comportarían como toxinas si penetraran en nuestro organismo. Sin olvidarnos del "sistema linfático", que se encarga de transportar las toxinas desde las zonas de depósito hasta los órganos de detoxificación para su eliminación.